He tenido la fortuna (o no) de ser DJ de varios eventos sociales (bodas, cenas de navidad, cocteles), y la verdad es que cuando salgo de uno, siempre juro que será el último. Después me acuerdo de que tengo que perseguir la chuleta y me resigno, pero en general no son lo mío porque mi concepción de ser dj, no concuerda con lo que espera en general la gente de uno. Por ejemplo:

  • Si eres DJ, la gente cree que estas listo para montar un karaoke a mitad de la fiesta porque “El señor Gómez de ventas”, canta muy bonito. Y luego el señor Gómez se enoja porque no tienes ninguna canción de Vicente Fernández.
  • Ser DJ es lo mismo que ser un animador, así que “por qué no te inventas una dinámica para regalar premios durante la cena”. Entonces ahí estás al micrófono esperando que llegue el primero que traiga calcetines rojos.
  • Como buen DJ, seguro puedes tocar rock y cambiar a salsa, para luego poner hip-hop, haciéndolo de tal forma que suene bien todo el tiempo.
  • Si alguien te pregunta que qué te gusta, y les dices que la música electrónica, ellos te contestan: “A mi también me gusta Tiesto”.
  • Si eres DJ, seguro tienes en tu librería a Emanuel, en remix “para que no suene feo”.

Pronto haré una tarjeta informativa para todo aquel que se me acerque en un evento social, para que al menos sepan por qué los voy a ignorar.

Como siempre, te dejo con un playlist de tracks que me encantaría poner en cualquier fiesta, si los asistentes se dan la libertad de disfrutar lo que un DJ les proponga sin presuponer cómo debe comportarse.

I’M FREE – tinybarsofsoap

Palabras

Leave a Comment

Your email address will not be published.